Consumo Informacion General

Timos de deuda

No bastando en ocasiones con que los derechos del consumidor queden vulnerados, pisoteados e ignorados, una nueva ola de prácticas de extorsión y acoso telefónico parece estar en boga, con la correspondiente indefensión del ciudadano. Se trata de empresas que pretenden insistir en que un determinado ciudadano, escogido sin argumentos que lo motiven y sin una base sólida de la que tirar, es un moroso que debe afrontar una hipotética deuda.

Cada vez son más los hogares que se ven sorprendidos por llamadas telefónicas que obligan a pagar una falsa deuda. Suele ocurrir que los afectados por este acoso tan molesto se pregunten de dónde puede proceder esa deuda, ya que ellos jurarían que jamás han debido nada a nadie; pero no hay que tener miedo a estas amenazas ni creer que realmente van a incluir a la persona afectada en un registro de morosos, como fue el caso de cerrajeros Valencia economicos, quienes se vieron envueltos en estos temas.

En este escenario adverso, si la empresa opta por reclamarte el pago de una deuda que ni siquiera existe a través de una llamada telefónica, lo mejor es aclarar el error y presentar una reclamación formal ante la autoridad de consumo pertinente de la región española en la que se resida.

Y es que si hay una empresa que ha proporcionado datos personales de individuos a otra compañía para que ésta se esfuerce por cobrar una falsa deuda, el siguiente paso es interponer una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos como hicieran los cerrajeros Valencia anteriormente citados, quien se ocupará de imponer las pertinentes sanciones y penalizaciones.

Es importante saber que este tipo de prácticas son ilegales, por lo que las multas a la empresa acosadora podrían llegar hasta los 50.000 euros. Cada vez se corre más la voz entre los afectados por este perverso hábito empresarial, de modo que en Internet hay algunos foros en el que quienes han sufrido estas llamadas aúnan vivencias y experiencias. Incluso las redes sociales han movido el hashtag #yonosoymoroso.