La publicidad es el medio que utilizan las empresas para darse a conocer en el mercado o para promocionar sus productos, pero cuando la publicidad que utilizan es publicidad engañosa es licitamente reclamable por parte de los usuarios y consumidores.

La publicidad se considera engañosa en los siguientes casos:

  • cuando en el anuncio se omiten datos que en el caso en el que los mismos no se omitieran no despertaría tal interés en el consumidor.
  • cuando en la publicidad anuncia un tipo de descuento pero no indica cual era su precio de origen.
  • cuando se anuncia un producto a un precio tan bajo que es considerado una ganga pero a la hora de adquirirlo la empresa limita condiciones y requisitos para llevar a cabo la compra del producto.
  • cuando la empresa anuncia la participación en concursos y promociones que nunca se llegan a celebrar y por lo tanto el consumidor nunca llega a participar en los mismos.
  • cuando la empresa anuncia que por la compra de un producto se regalará otro, el regalo no tiene porqué ser el mismo producto, puede ser propaganda o cualquier otro detalle, pero debe existir un regalo.

Si te ha ocurrido alguno de estos casos lo que debes hacer es reclamar, ya que la publicidad es considerada como una clausula más del contrato de compraventa. El consumidor podrá reclamar por la vía administrativa presentando una queja en la Oficina de Consumo de la localidad correspondiente. También podrá solicitar a la empresa que elimine dicha publicidad ya que se considera engañosa, en el mejor de los casos esta solicitud deberá ser presentada por la OCU o el Instituto Nacional de Consumo.