Informacion General

El retorno voluntario y el cobro de prestaciones por desempleo

Regresar al país natal es una de las opciones que muchos inmigrantes se están planteando y llevando a cabo. La mala situación económica en buena parte de Europa, también en España, y la falta de oportunidades, así como motivos familiares o la falta de arraigo llevan a cada vez más personas a tomar la decisión de volver al país que un día les vio partir.

Puede parecer sencillo, pero realmente no lo es, como lo demuestra el hecho de que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social financie programas de retorno voluntario de extranjeros, facilitándoles los trámites siempre y cuando cumplan una serie de requisitos establecidos.

Uno de los aspectos que se facilita es el cobro anticipado de las prestaciones por desempleo a las que se tenga derecho. Para ello hay que ser originario de alguno de los países con los que España tenga convenios bilaterales en materia de Seguridad Social, tener residencia legal en España, estar desempleado e inscrito como tal, tener derecho a la prestación por desempleo y asumir el compromiso de abandonar España en 30 días naturales y no regresar, al menos, en tres años.

Con estos requisitos cumplidos y algunos otros de carácter secundario se debe entregar la solicitud correspondiente en la oficina de empleo a la que se pertenezca. La administración abonará, si acepta la solicitud, un 40% en España y el resto entre 30 y 90 días después, cuando la persona ya debe estar en su país de origen.

Es importante saber que una vez que se ha recibido el primer pago ya no hay marcha atrás, no hay posibilidad de arrepentimiento y la persona deberá retornar obligatoriamente a su país.

Y también conviene conocer que existen ayudas adicionales para el pago del billete de avión desde España y gastos de desplazamiento para cada miembro de la unidad familiar que regrese a su país de origen.