Consumo Informacion General

Ausbanc

Ausbanc, la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios, tiene como objeto de su existencia velar supuestamente por defender los derechos legales y los intereses de aquellos individuos que disfrutan de los servicios bancarios brindados por las entidades de crédito y por los establecimientos financieros de crédito.Ausbanc

Fundada en 1986 y con sede en Madrid, Ausbanc ha tenido como premisa en las tres últimas décadas defender los derechos de los consumidores. O eso se pensaba hasta hace bien poco, cuando los entresijos del presidente de Ausbanc, Luis Pineda -destacada figura de la ultraderecha de España en los años ochenta, dirigente de la banda terrorista Frente de la Juventud y actual amigo de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, entre otros apuntes biográficos- han evidenciado que los derechos de los ciudadanos y los consumidores eran una excusa para realizar operaciones turbias a gran escala.

Así, Luis Pineda, como algunas grabaciones evidencian, se ha dedicado a extorsionar a empresas y a desarrollar una ley paralela en la que el bien y el mal dependían de su poder. El presidente de Ausbanc llegó a decir a su homólogo en CreditServices “o me das los 300.000 euros o te hundo el negocio”.

En este chantaje llevado a cabo por Pineda, buena parte del dinero que recaudase debía ser además en negro; a cambio, CreditServices se beneficiaría por tener buena publicidad y por experimentar un mejor rumbo informativo, abriéndose camino en las revistas especializadas en las que Ausbanc tiene influencia.

El que fuera presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, llegó incluso a entregar incluso nada más y nada menos que 600.000 euros a Ausbanc para que, a cambio, respaldaran todas sus decisiones y ensalzaran su figura públicamente. El predecesor de Rato, Miguel lesa, no cedió a los chantajes, aunque, finalmente, Ausbanc consiguió su propósito. Obviamente, ese propósito de Ausbanc no es defender los derechos de los ciudadanos, sino tejer una trama cuyo nivel de gravedad tendrán que dictaminar los juzgados.